COMPRENDER LA DEMOCRACIA

COMPRENDER LA DEMOCRACIA

Editorial:
GEDISA
Año de edición:
Materia
Política
ISBN:
978-84-17341-84-8
Páginas:
96
Encuadernación:
Rústica con solapa
$32,000.00
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

La de­mo­cra­cia sólo es po­si­ble gra­cias a un au­men­to de la com­ple­ji­dad de la so­cie­dad, pero hoy en día esa misma com­ple­ji­dad pa­re­ce dis­tan­ciar­nos de la pro­pia de­mo­cra­cia. En­ton­ces ¿cómo po­de­mos con­se­guir una po­lí­ti­ca que nos re­sul­te más com­pren­si­ble? Hay un claro des­ajus­te entre lo que una de­mo­cra­cia nos pre­su­po­ne a los ciu­da­da­nos y nues­tra ca­pa­ci­dad para cum­plir con esas exi­gen­cias.

En la ac­tua­li­dad, el ori­gen de al­gu­nos de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas po­lí­ti­cos re­si­de en el hecho de que la de­mo­cra­cia ne­ce­si­ta unos ac­to­res que ella misma es in­ca­paz de pro­du­cir. Sin una ciu­da­da­nía ac­ti­va y par­ti­ci­pa­ti­va, for­ma­da e in­for­ma­da, que en­tien­da lo que se de­ba­te en el es­pa­cio pú­bli­co de forma que pueda in­ter­ve­nir en él, es im­po­si­ble ha­blar de ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Lo que plan­tea aquí Da­niel In­ne­ra­rity es que la com­pren­sión de la de­mo­cra­cia no pasa por el re­cur­so a los «ex­per­tos», el in­cre­men­to de la de­le­ga­ción o la re­nun­cia del con­trol po­pu­lar, sino por el for­ta­le­ci­mien­to de la coope­ra­ción y la or­ga­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal de la in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va.